fbpx

Saga de Urza | Parte 1

Muy buenas lectores, lamentamos el retraso de 2 días de esta entrega, hemos tenido problemas con el tiempo a causa de un nuevo proyecto que os traeremos en breve y estoy seguro que os va a encantar. Os dejo con un Lore de Curacapao del inicio de los inicios de Magic, la historia de dos hermanos con los que empezó todo lo que hoy conocemos y amamos. La Saga de Urza.

 

Buenas de nuevos amantes del Lore, aquí vuestro viejuno Curacapao vuelve con una nueva entrega de este Lore de Magic The Gatthering que tanto nos gusta. La Saga de Urza. Retomaremos nuestra historia de como empezó prácticamente todo el Lore de magic y conoceremos tanto a Urza como a Mishra y como llegaron dos hermanos a luchar entre ellos afectando a todo el multiverso. Comentar que toda la Saga de Urza esta desarrollada en 3 novelas que salieron si mal no recuerdo en 1998 y en físico solo están en ingles.

La Saga de Urza: Tocasia

Dejamos a nuestros hermanos recién llegados para estudiar como aprendices de Tocasia, por aquel entonces Tocasia recibia muchachos de familias acomodadas que pasaban 1 año estudiando en sus excavaciones y la llegada de Urza y Mishra fue inusual.

“La arqueóloga Argiviana se quitó las lentes y se frotó los ojos cansados. La arena del desierto estaba en todos lados y mas aun cuando soplaba hacia el este.
La mesa estaba llena de pergaminos a medio introducir en sus estuches y mapas de sostenidos debajo de trozos de metal oxidado. Una parte particularmente grande y azulada de metal se hallaba frente a Tocasia maldiciendola con su enigma, parecía una parodia de cráneo humano, con cara de murciélago y ojos fríos e impasibles, de cristal de colores. Un conjunto de glifos Thran corría a lo largo de la parte superior del cráneo que Tocasia había traducido como “su-chi”. Si este era el nombre de la criatura o de su propietario era un misterio para ella.”

Saga de Urza

La llegada de los hermanos de la Saga de Urza

Los artefactos Thran eran muy cotizados pues eran vestigios de una antigua civilización muy poderosa y extinta, que usaba artefactos y piedras de poder para alimentarlos, y eso era de lo que se encargaba Tocasia en sus excavaciones, de buscar y descubrir que hacían dichos artefactos.

“El mas delgado de los dos jóvenes se adelantó, ¿tú eres Tocasia la Académica?

Si soy yo, dijo.

Soy Urza, dijo el joven, este es mi hermano Mishra. El mas robusto de los dos niños asintió con la cabeza y el mas delgado saco un sobre maltratado desde el interior de su chaleco. El sello de la solapa, era de una familia noble conocida, estaba intacto, pero parecía que la carta había hecho un viaje junto a la piel del niño.

Así Urza y Mishra pasaron a ser ayudantes de Tolaria, dándole mas de un quebradero de cabeza y llevándose no demasiado bien con alguno de sus compañeros, pero rápidamente Tocasia vio el gran potencial que tenían esos hermanos, que no tenia nada que ver con esos adolescentes que venían a pasar una temporada, una aventura, y volver a sus vidas acomodadas…

 

El descubrimiento del Ornitoptero

A medida pasaba el tiempo con Tocasia los hermanos fueron interesándose por cosas distintas, por un lado Urza se hizo mas estudioso, devorando cada trozo de información que Tocasia había reunido de los Thran, y obsesionándose por entender como funcionaban las cosas. Mishra por el contrario aprendió a remover, tamizar y excavar. El hermano menor pasaba mas tiempo fuera del campamento y al poco tiempo podía aventurar cuanto tendrían que excavar y la mejor manera para hacerlo. Tocasia se dio cuenta que Mishra pasaba mas tiempo con los otros excavadores y que Urza se aislaba mucho mas.

Lo que habían encontrado era un artefacto sin duda volador de origen Thran. Al principio parecía una especie de embarcación de vela, algo imposible en el desierto, pero Tocasia declaró sin dudas que era un artefacto volador, para el asombro de todos, algo nunca visto en los cielos de Terisiare desde las mas antiguas historias.
Pasadas unas semanas pudieron excavarlo entero, Tocasia por su forma que en un principio parecían velas y luego vieron que eran alas y su forma de pájaro, lo denomino “ Ornitoptero”.

 

La reparación del Ornitoptero

Un increíble artefacto antiguo volador, en la Saga de Urza en su actualidad no disponen de aparatos para volar:

En total se tardaron 8 meses en reconstruir la maquina voladora, ni Urza, ni Mishra ni Tocasia sabían como hacerla funcionar, la clave parecía residir en una serie de cables y discos que hacían de motor. Era el ultimo día del año, el cumpleaños de Mishra cuando la maquina estuvo lista, hubo cierto debate de quien debería tener el honor y el peligro del primer vuelo.

“Debo hacerlo”, dijo Urza, “Despues de todo soy el unico que comprende el funcionamiento del cristal de energia”.
“Yo debo hacerlo”, dijo Mishra, “ Las palancas de control de vuelo de las alas son testarudas y necesitaran una mano fuerte para mantenerlas en linea”
“Yo soy mas ligero”, dijo Urza.
“ Pero yo soy mas fuerte”, replico Mishra.
“Yo soy capaz de mantener las palancas en su lugar”, digo Urza
“Pero yo tambien entiendo como funcionan los cristales de energía”, añadió Mishra rápidamente.
“¡Aun asi soy el mayor!, replico Urza con aire de suficiencia”.
“¡ y es mi cumpleaños! ,gritó Mishra, colorado por la ira.
Tocasia mirò a los jóvenes y suspiro, por fin dijo: “ si ustedes no son capaces de decidirse, entonces arriesgare mis viejos huesos en ese dispositivo”

 

Los dos jóvenes miraron a Tocasia y al unisono señalaron al otro, “¡El debe volar!”. Finalmente lanzaron una moneda al aire, ganando Urza, haciendo un aceptable trabajo ocultando su decepción Mishra.

 

El Gran Descubrimiento de los Hermanos de la Saga de Urza

Saga de Urza

 

El delgado joven subió al ornitoptero y lo puso en marcha, las alas golpearon el suelo, una primera vez, una segunda, una tercera, dio un pequeño salto en la tercera batida y Tocasia vio asustarse a Mishra. Tocasia no sabia si su mirada dejaba ver temor por su hermano o porque el artefacto sufriera daños. Finalmente el dispositivo dio otro salto corto y luego otro mas grande y subió a los cielos planeando sobre todo el campamento.

Urza estuvo en el aire unos 10 minutos, dio la vuelta al campamento 2 veces y hubo un nerviosismo cuando la maquina cayó 3 metros pero finalmente retomó altura. Entonces le toco el turno a montar a Mishra no sin la desaprovación de Urza que quería verificar que el artefacto estaba bien, pero Tocasia insistió que ahora tocaba a Mishra. Este sobrevoló a gran altura de un lado a otro alrededor del campamento haciendo crujir las alas, mientras Urza le pedia a gritos que bajara que iba a romperlo.

Al descender Misrha, Urza le increpo no haber parado y haber seguido forzando la máquina, a lo que Mishra le contesto, ¿no viste los dibujos?
“ ¿ Qué dibujos?, dijo Urza,
“Afuera en el desierto hay dibujos, dragones, minotauros, genios rocs, ¿los has visto no? Rodean un montículo de gran tamaño, apuesto a que si compruebas, hallaremos una especie de campamento Thran.”

 

Los dibujos de Arena misteriosos

Mas incógnitas y secretos dentro de la Saga de Urza y este maravilloso plano:

Mishra estaba en lo cierto había dibujos en la arena del desierto al oeste de su campamento. Eran grandes figuras hechas de montículos de tierra seca, más oscura que la de sus alrededores, y mejor visibles desde el aire. Tocasia había llevado a cabo expediciones anteriores en esa zona antes de colocar el actual sitio del campamento, pero nunca había supuesto su verdadera naturaleza.

Los dibujos eran una mezcla extraña. Había figuras humanoides de todo tipo, cualquiera de las cuales podría ser la representación de un Thran. Había también toda clase de animales: ciervos, elefantes y camellos. Había una colección impar de símbolos geométricos, curvas, espirales y ángulos agudos que cruzaban y volvían a cruzar las figuras, dividiendo algunas, dejando a las demás sin tocar. Garabatos, pensó Tocasia, creados por una raza de titanes del desierto.

El descubrimiento de los dibujos en el desierto fue posible gracias a la observación aérea. El mismo método reveló campos similares de dibujo, aunque ninguno tan grande e intacto como el primero. Un arco de ellos se extendía en el desierto en una amplia extensión hacia fuera de la Cordillera Kher. Algunos de los dibujos tenían rasgos de razas reconocidas, mientras que otros no se parecían a nada conocido. Todos contenían un patrón estilizado de curvas y líneas en zigzag en torno a un montículo central repleto de artefactos destrozados y piedras de poder. Durante los siguientes dos años los investigadores ubicaron casi veinte montículos parecidos.

 

El Enigma de los Thran

Sin embargo las grandes preguntas eludían a Tocasia y a los hermanos. Nadie encontraba restos óseos de los propios Thran, ni ninguna clase de arte. La arqueóloga no descubrió nada acerca de su lenguaje más que algunos fragmentos que parecían poco más que etiquetas y un conjunto claro de símbolos numéricos. Durante la cena, la estudiosa, los dos hermanos, y algunos de sus estudiantes más antiguos acostumbraban hablar de la posible naturaleza de los Thran.
“Deberían haber sido humanos”, dijo Urza en el curso de una de estas conversaciones. “Todo lo que hemos encontrado es capaz de ser utilizado por individuos de tamaño humano”.

“Ellos eran probablemente unos antepasados mas exitosos de las personas mas ancianas de los Fallaji que dominaban a los demás a través de su ciencia avanzada. Los sobrevivientes Fallaji de hoy convirtieron a sus hermanos mas emprendedores en seres divinos.”

 

El debate: Destino de los Thran

En desacuerdo Mishra dijo: “El hecho de que nos sentimos cómodos con sus herramientas no significa nada”. “Los enanos, los elfos o los orcos podrían haber utilizado estos artefactos. Incluso los minotauros”.

“Los minotauros son demasiado grandes”, dijo Urza. “Sus manos serían demasiado grandes para utilizar la mayor parte de los dispositivos.”

“Los minotauros podría haber estado a cargo, con los seres humanos haciendo el trabajo,” replicó Mishra. Tocasia notó que el hermano menor se negaba a conceder a su hermano hasta el más mínimo punto. “Imaginen”, continuó. “A los minotauros como gobernantes de la nación Thran, y a los seres humanos como una clase inferior. Al igual entre los orcos, los grandes están en la parte superior, y los trasgos hacen todo el trabajo duro.”

“No hemos encontrado restos de minotauros, hermano”, dijo con frialdad Urza.

“Tampoco hemos encontrado restos humanos, hermano”, disparó Mishra, levantando su copa de nabiz en un brindis burlándose de su propia lógica.

“¿Por qué no lo hemos hecho?” interrumpió. Ambos jóvenes miraron con asombro a la anciana erudita mientras repetía: “¿Por qué no hemos encontrado restos humanos o de otra raza?”

“¿Carroñeros?”, dijo Mishra inmediatamente. Urza hizo un ruido grosero. “¿Entonces por qué no hemos encontrado algún resto de esa carroña?” -preguntó con sorna.

“No hay criaturas muertas de ningún tipo entre los restos. Debería haber alguna, incluso por accidente.”

“¿Tienes una teoría, hermano?” preguntó Mishra.

“La peste”, dijo con calma Urza. “Algo se extendió que no sólo mató a los Thran sino que también destruyó sus restos. Eso también explicaría por qué los restos están dispersos tan ampliamente. “

Mishra negó con la cabeza. “Peste no. Guerra. La peste no explica por qué no hallamos arte. La guerra si lo haría ya que los vencedores quemaron todo lo que pudieron:….. pinturas, libros, cuerpos. Luego destruyeron el resto. Hemos encontrado pozos de ceniza entre los diversos sitios.”

“Esos son el resultado de la fabricación, no de la batalla”, observó Urza. “Y en el caso de que tuvieras razón, ¿qué fue de los vencedores?”

“Se convirtieron en los carroñeros”, replicó triunfalmente Mishra, dejando su vaso. “Eso es lo que tuvo que suceder. Una raza esclava de hombres que destruyó a sus maestros minotauros y entonces se vinieron abajo ya que la sabiduría de los minotauros ya no estaba allí para apoyarlos.”

 

El Centro Thran

Salieron a la mañana siguiente, llevando raciones suficientes para un día y medio de vuelo de ida y vuelta. Ambos jóvenes aceptaron la compañía de Tocasia sin comentarios, aunque ninguno le sugirió que no fuera.

Al final del primer día se detuvieron sobre una meseta especialmente elevada. Lejos de la protección de la empalizada y las catapultas de metralla, acamparon sin fuego y durmieron dentro de la cabina del ornitóptero. Aunque Tocasia no había tenido que utilizar las palancas de control durante el vuelo, estaba cansada por el movimiento continuo. Le dolía la cabeza debido a la acometida del viento sobre los cables. Esa noche durmió sin sueños y se despertó rígida y con calambres en sus piernas. Los jóvenes ya estaban afuera, Urza haciendo estiramientos para elongar su espalda, Mishra flexionando las rodillas. Después de un desayuno frío volvieron a despegar.

El centro Thran, a lo que Ahmahl se había referido como su “Corazón Secreto,” no podía pasarse por alto desde el aire, aunque no se hubiera podido llegar fácilmente desde el suelo. Estaba situado al final de un largo y sinuoso cañón, en dirección oeste, en el rastro de un antiguo río muerto mucho tiempo atrás que había dividido la meseta baja en dos y acunaba las ruinas.

Eran verdaderamente ruinas, un largo desfile de cimientos de edificios destrozados y paredes desplomadas. Algunas de las ruinas se parecía a las mansiones de Argivia. Otras se asemejaban a los templos con cúpulas “acebolladas” de Tomakul. Sin embargo otras no se parecían a nada de lo que los tres investigadores habían visto antes: Un marco de metal que no sostenían nada en absoluto, una pila de placas desechadas, cada una del tamaño de un hombre, con bordes dentados, o una maraña de lo que parecían gusanos metálicos azules. A lo largo de la pared del cañón había lo que parecía un nido de arañas roto de color bronce. La mayoría de estos restos habían sido enterrados bajo las arenas transportadas por los vientos oestes del desierto.

 

Koilos

Ciudad o asentamiento que se le asigna a los Thran dentro de la Saga de Urza:

“¿Dudas de mis cálculos ahora, hermano?” dijo Urza con una sonrisa.

“Sólo un tonto puede dudar de sus propios ojos. Bien hecho, hermano”, dijo Mishra, con una sonrisa aún más amplia.

“El corazón secreto de los Thran”, murmuró Tocasia. Mishra se estremeció ligeramente con la frase y su sonrisa desapareció, pero Urza sólo asintió con la cabeza.

“La antigua palabra Argiviana para ‘secreto’ era ‘koilos’”, dijo Urza. “Que sea el nombre de esta tierra oculta. Rodéala hermano. La mejor forma de ver la disposición de la tierra será desde aquí.”

Mishra asintió con la cabeza y estaba tirando de los controles, cuando de repente una sombra pasó sobre la cabina del ornitóptero. Podría haber sido una nube, pero la realidad era que el cielo del desierto estaba despejado. Tocasia sabía lo que ello significaba. Su grito ocurrió en el mismo momento en que Mishra lanzaba la aeronave en picada realizando una pendiente extremadamente empinada. Urza fue tomado por sorpresa y dejó escapar una maldición al ser arrojado contra el lado interior de la cabina de la nave.

 

El Pajaro Roc

Hay una amplia fauna en este plano correspondiente a la Saga de Urza, el Pajaro Roc es un ave carroñera de dimensiones descomunales acostumbrada a ser el ave más grande de sus cielos:

Saga de Urza

El pájaro roc se precipitó a través del espacio que hacía unos momentos había sido ocupado por el ornitóptero. El ave era un gran ejemplar de su raza, una especie cuya reputación en las viejas leyendas era la de arrebatar elefantes de las llanuras para hacerlos parte de su cena. Casi tres veces del tamaño del ornitóptero, su paso casi volcó la nave.

El roc se recuperó tan pronto como había pasado, ganando altura rápidamente para hacer otra inmersión hacia el artefacto. “¿Por qué está atacando?” gritó Urza. “¡Somos muy grandes, y estamos en movimiento!” respondió Tocasia, gritando por encima del viento. “Probablemente piensa que somos otro roc”. Mishra maldijo y tiró de las dos palancas hacia atrás tanto como pudo. “¡No creo que podamos conseguir pasar por encima de el! ¡Es demasiado rápido para nosotros!”

El ave ya estaba sobre ellos de nuevo, cayendo en picada. Mishra contrajo nuevamente las alas y dio un bandazo hacia la derecha, pero el roc estaba listo para esa maniobra. Se movió un poco, hubo un terrible rasgón a lo largo del lado derecho, y Tocasia vio que uno de los soportes de las alas había sido arrancado casi completamente y ahora ondeaba en el viento. Era mejor a que faltara toda el ala, pensó Tocasia, pero lo suficiente como para paralizarles.

“¡Ya no podemos volar!” gritó Mishra.

“Voy a tener que bajar.” “¡Por ahí!” gritó Urza, señalando al nido de arañas de metal roto.

“Creo que hay un agujero en la pared del acantilado.” “¡No se si podremos hacerlo!” dijo Mishra tirando de la primera palanca, luego de la otra, tratando de sacudirse el roc de su cola.

 

La Cueva de Koilos

Un lugar de la Saga de Urza emblematico y donde comenzó todo el mundo de Magic que conocemos hoy:

Saga de Urza

Tocasia llegó primero a la entrada. Giró y escudriñó los cielos. Por encima de ellos, el pájaro roc daba vueltas sobre el cañón de maquinarias rotas y edificios destrozados.

“Vamos a tener que traer las catapultas con nosotros la próxima vez”, dijo.

“O encontrar una manera de traerlos en ornitópteros”, observó Mishra.

“Vamos a estar aquí por un tiempo”, dijo Urza. “¿Se puede ver hacia dónde va el pasaje?”

La caverna era una puerta de entrada. Los primeros diez pies más o menos eran de roca natural, pero después la piedra de arenisca dio paso a un suave, granito pulido. Tocasia pasó las manos por la pared. Estaba construida por bloques separados, invisibles para el ojo, como piedras individuales detectables sólo por el tacto. Silbó una nota baja. Incluso entre las ruinas Thran que había excavado, no había hallado nunca una mano de obra tan precisa. Detrás de ella, Mishra encendió las antorchas de tea. Las llamas se iban consumiendo, pero eran mejores que ninguna luz en absoluto.

 

El Secreto del Interior de la Cueva de Koilos

Esta cueva alberga un secreto que cambiará el destino de nuestros protagonistas de la trama de la Saga de Urza:

Entraron en una sala tan grande como ninguna otra que habían pasado antes. Las paredes eran naturales, pero apoyadas en columnas de acero antiguas, los pilares de bloques parecidos al conjunto que Tocasia había visto antes. Las paredes estaban repletas de máquinas. Eran claramente de diseño Thran pero con una diferencia. Estas parecían funcionales. Sus dientes estaban engrasados y brillantes, su superficies pulidas y especulares en su acabado. Tocasia pensó, “es como si los Thran se hubieran marchado hace tan solo algunos momentos”.

También había luces. Dentro de esta cámara las placas del techo resplandecían con su propio brillo interior. Pequeñas bolas de radiación bailaban en torno a algunas de las máquinas, orbitándolas como pequeñas lunas incandescentes. Pero esto fue superado totalmente por el gran cristal situado en el centro.

Delante del pedestal donde se hallaba la piedra de poder había un grupo de planchas lisas de metal, cuya forma semejaba la de un libro de gran tamaño, abierto. Sus páginas eran de metal vidrio y el cristal parpadeaba como un ojo maléfico en la noche. Tocasia nunca había visto un dispositivo como este. Se dio cuenta de que este artefacto podría haber sido desarrollado en los últimos años de la raza Thran. Tal vez lo que habían estado excavando con tanto amor no eran más que depósitos de chatarra vieja, restos antiguos y no deseados del pasado Thran que habían sido descartados.

 

La Piedra de Poder de la Saga de Urza

Su vista permaneció fija en el cristal, mientras que los dos jóvenes se movían alrededor suyo, atraídos por el resplandor incandescente. Se detuvieron ante el libro metálico abierto, empequeñecidos por su tamaño y magnificencia. Sus voces retumbaron por las paredes de la cueva, rebotando y ganando fuerza sobre el zumbido subliminal que les rodeaba.

“Es hermoso”, dijo Mishra. “Mira cómo brilla.”

“Está intacto”, dijo Urza. “Piense en lo que podemos aprender.”

“Esas marcas”, dijo Mishra, extendiendo sus manos hacia los glifos del libro de metal. Son tan parecidos a los escritos Thran que hemos visto, pero más detallados.

“¡No toques nada!” gritó Urza fuertemente, colocando sus propias manos para interceptar las de su hermano. “¡No sabes lo que pueden hacer!”

Tocasia no pudo decir que hermano fue el responsable de lo que sucedió después. No pudo recordar que hermano tocó el glifo, o incluso si alguno lo hizo. Más tarde, ninguno de los dos admitió nada, y cada uno se acusó mutuamente de provocar el desastre. Todo lo que Tocasia pudo decir era que a medida que Urza se estiraba para detener a su hermano, el brillo se intensificó, repentinamente y con un calor sorprendente. Hubo una explosión, pero sin ningún sonido, y la enorme piedra de poder, el centro del corazón del corazón secreto, se hizo pedazos en una lozanía de luz.

Y hasta aquí amantes del Lore con la primera parte de la historia de Urza y su hermano Mishra, solo adelantaros que el descubrimiento de la piedra de poder seria el desencadenante de todo lo que pasaría en el futuro y de las intrigas y envidias de un hermano al otro…

Espero os haya gustado esta primera parte de la Saga de Urza y el martes próximo volveremos con el segundo capitulo!!!! Un saludo de vuestro viejuno Curacapao y que lo disfrutéis!!!!

No olvides  solicitar que te enviemos todas las Reglas y Guías de Magic GRATIS. Y por supuesto, estaré deseando que dejes un comentario en este artículo justo aquí abajo para darme fuerzas de seguir trabajando. 

 

Facebook | YouTube | Twitter

 

 

 

También te podría gustar...

11 Respuestas

  1. Benjamín dice:

    Fabuloso!

    Logré apartarme un tiempo para empezar a leer esta historia. Me encanta que se puedan relacionar las ilustraciones de las cartas de antaño en cada momento importante la saga.

    Estaré pendiente de sus publicaciones.

  2. Rodrigo dice:

    Me encantó. Hace unos cuantos Martes que no sigo el Lore sin embargo está historia es atrapante. La redacción lo incrementa jajajajja.

  3. Jeska dice:

    Pfff el inicio de todo, gran trabajo, esperare al próximo martes

  4. Muvi dice:

    No conocía está saga y me ha enganchado. Bravo curacapao

    • CuraCapao dice:

      Gracias Muvi, creo q todo jugador a lleve al menos 2/3 Años jugando conoce la historia más o menos actual, wuien es Jace, quien Nissa, quien Liliana, y más o menos que los mueve. Pero muchos jugadores incluso antiguos desconoces el Lore inicial y que dio el punto de partida para todo l o que vino luego, y nos ayuda tb a entender como quedo todo después de eso y q es lo que lo llevo a ello.

  5. Toni dice:

    Espectacular, buen trabajo.
    Grande volañera roc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *