fbpx

Urza y Mishra : Las Piedras de Poder | Parte 2

¡¡Buenas apasionados del Lore!! Está un día mas aquí con ustedes vuestro viejuno CuraCapao, y hoy continuaremos con la segunda parte de la Guerra de los hermanos Urza y Mishra. El poder puede corromper a cualquiera y la rivalidad a cualquier relación pero lo de Urza y Mishra es una aventura apasionante entre dos hermanos llenos de poder. Recordaros que nuestra historia se quedó con los hermanos y Tocasia dentro de las cuevas de Koilo, encontraron una gran piedra de Poder, y hubo una explosión… Si no lo has leido te invitamos a leer la Primera parte en Saga de Urza.

 

Como lo vio Tocasia

La piedra de poder comenzó a brillar y hubo una explosión. Sintió una especie de presión como si una mano la apretara. Atravesándola y dejándola de pie. Hubo calor, como si de repente se encendiera un horno, y a continuación el calor desapareció. Finalmente hubo una corriente de aire, como si el mundo se esforzara en llenar el vacío que había perdido.

Tocasia parpadeo por el brillo, la piedra de poder había desaparecido. Pero entonces se fijó bien y no había desaparecido, se había partido en dos mitades. Una sujetada por la mano de Mishra y la otra por la mano de Urza.

Mas luces se encendieron en la caverna, y oyó pisadas de metal contra la piedra.

 

Como lo vio Urza

Quiso detener a Mishra, pero era demasiado tarde. Hubo un gran destello brillante que consumió a los dos. Lo ultimo que vio fue al cara de su hermano, su expresión de sorpresa. Gritaba una maldición ¿o era una advertencia? Urza no pudo oírlo, y de repente se vio arrastrado por la blancura de la explosión.

Luego se hallo en otra parte, estaba flotando, volando por un pasaje desconocido. La tierra debajo de él estaba hecha de cables corroídos que se cruzaban formando una gruesa alfombra.

Ante Urza una gran torre hizo aparición,estaba hecha de placas gruesas de metal pesado. En lo alto tenia pistones y el engranaje con el cual viajaba Urza se levantó y le disparó.

 

Urza y Mishra

Ahora Urza ya no estaba solo. Había otros seres de pie en otro disco en movimiento mas grande que el suyo. Estos seres estaban construyendo algo, tenían forma humanoide, vestidos y con capuchas completamente de blanco. Sus rostros cubiertos también por mascaras blancas.

 

Era un sueño

Por primera vez se dio cuenta que estaba soñando. Se dio cuenta que debía estar en la cueva con su hermano y Tocasia. Las figuras de blanco se movían mas deprisa ahora, construían algo que parecía a esas grandes arañas que habían visto en las ruinas del mundo “real”, donde habían dejado el Ornitóptero. Sin embargo ese dispositivo no estaba destruido ni era antiguo. El dispositivo no tenia cabeza, pero desde el centro de la espalda se levantó una gran protuberancia rematada por un cilindro. Urza pensó en las catapultas y reconoció el cilindro como un arma.

Observando la araña Urza no vio solo su forma sino su función. Sabia como había sido creada y como funcionaba. Vio la protuberancia que le permitía girar en cualquier dirección y las gruesas placas que le servían de armadura y supo cuanta energía se necesitaría para mover una masa de ese tamaño.

Las figuras de blanco ahora estaban hablando entre ellas. Habían visto al intruso pero claramente no sabían que hacer. De repente volvió a moverse, el pecho le palpitaba como un segundo corazón, casi sin pensarlo metió la mano en su interior y saco una piedra grande, que brillaba con colores, verdes, azules, negros, blancos y rojos. Miró a su alrededor y vio que ahora delante suya había una fundición de grandes proporciones con forma de cabeza monstruosa, con una boca abierta y llena de lenguas de llamas crepitantes.

 

La tecnología adelantó a la civilización

La araña del sueño y las demás arañas se movían ahora, junto a elefantes, bueyes, titanes. Las figuras de blanco, los creadores de estos poderoso artefactos empezaron a moverse también, casi a regañadientes subieron por la rampa. A medida que avanzaban las armas cilíndricas les iban siguiendo, obligando les en su marcha. Una de las figuras mas cercana a Urza vaciló un momento, la maquina mas cercana disparo cortando en dos su cuerpo.

Urza y Mishra

Una a una las figuras blancas avanzaron hasta entrar en la fragua y ser devorados por las lenguas de fuego, Urza trato de gritar una advertencia, pero todo lo que pudo hacer es escuchar el sonido de la fragua y el martillo silbante, y entonces se alzaron las llamas.

Urza gritó. Sus gritos le iban alejando cada vez mas de ese monstruoso horno, lejos de ese mundo de serpientes de oro y maquinas armadas, y… despertó en la cámara. Aferraba una mitad de piedra de poder en su mano.

A lo lejos, Urza escuchó el sonido de pies de metal contra el suelo.

 

Como lo vio Mishra

Urza se levantó hacia adelante, y Mishra lo miró, pero cuando vio el rostro de su hermano severo y enojado, el resplandor ya los había consumido a ambos. Y luego se halló en otro lugar.

Su pie crujió y bajo sus pies había un pequeño juguete de oro. Tenia forma humana, había roto sin querer el brazo de la figura y su rostro se había paralizado en un grito.

El suelo estaba cubierto de pequeñas figuras gritando. Algunas eran humanos, pero había también orcos, elfos, enanos y minotauros. Trato de moverse sin pisarlos pero eran demasiados, se fijó que incluso los que no pisaba tenían la expresión en el rostro de estar chillando. Avanzó apartándolos, asegurándose de no ser él, parte de quien provocaba mas daños.

 

Mishra descubre el mal de Pirexia

saga de urza

 

Siguió avanzado y ahora llego a un sala donde pudo ver unos nichos, cada uno con un espejo, en el primero había una forma humana. No, era una forma solo humanoide, desnuda. Parecía que giraba convirtiéndose en una raza, luego en otra, luego cambiando a otra. Llego al final de las transformaciones y comenzó de nuevo el ciclo.

Mishra pasó al segundo espejo y vio otra figura. Esta llevaba armadura, o lo que parecía una armadura, pues cambiaba de forma de una a otra, Mishra se dio cuenta que la armadura era parte misma de la criatura.

Mishra sintió una oleada de emoción, de repente, él sabia lo que las maquinas de la caverna significaban. Podían transformar la piel y la piedra en otras cosas. Ellos podían mejorarse a si mismo, podían construir cosas. Corrió al siguiente espejo haciendo caso omiso a los juguetes de oro a sus pies.

Era otra estatua cambiaformas, pero tenia mas armas. Tenia también cuernos. Cambió de forma lentamente y pudo ver como huesos oscuros sobresalían de la carne hacia el aire libre, como oscuras agujas de poder.

 

Mishra descubre un poder

Mishra se paso al espejo de al lado. Aquí no había mas que una figura que no cambiaba. Su piel de escamas como un lagarto, negras, solo atravesadas por los huesos que sobresalían a su carne. Su cara estrecha como la de un lobo y su boca abierta llena de dientes afilados. Sus ojos cerrados y encima de su cabeza un gran par de cuernos de antilope, alrededor de ellos un nido de alambres parecidos a gusanos enterrados alrededor del cráneo de la criatura, fluían como trenzas de color sangre.

Entonces la estatua abrió los ojos, y Mishra dio un paso atrás. De repente fue consciente que no estaba viendo una imagen, sino un ser vivo, que lo estaba viendo a él.

El ser levantó la mano y tocó el pecho, haciendo Mishra lo mismo. Sus dedos rozaron algo suave y extrajo una joya grande irradiando un espectro de colores.

La criatura se levantó y toco con la palma de la mano su lado del espejo. A pesar de si mismo, Mishra sintió que hacia lo mismo en respuesta a lo que hacia la criatura. El demonio de metal, hueso y cuero sonrió.

Alguien lo llamó por su nombre, se alejo del espejo y… despertó en el suelo de la cámara. Su mano aferraba la otra mitad de la piedra de poder.

En la distancia Mishra escuchó el sonido de pasos metálicos contra la piedra.

 

Los Vigilantes Dormidos

Tocasia vio a Urza y Mishra, cada uno portaba una mitad de la piedra de poder en sus manos, a diferencia de las encontradas en las excavaciones estas parecían conservar todo su brillo y energía. Ambas brillaban y alternaban colores, mientras la de Urza parecía predominar el color rojo, en la de Mishra parecia hacerlo el verde.

La cara de Urza estaba tan pálida como al de un fantasma, “¿ qué pasó?”, dijo sin aliento.

“La joya de poder esplotó”, dijo Tocasia. “Tienen los fragmentos en sus manos.”

Mishra señalo a su hermano. “¡Fué su culpa!”

“¡Yo estaba tratando de detenerte!” , estalló Urza.

 “¡Basta!” , gritó Tocasia, “¡Escuchen.!”

Ambos jóvenes se detuvieron y escucharon lentos y rítmicos sonidos de pies metálicos contra la piedra. Numerosos e implacables, los pasos eran pesados y se oían cada vez mas cerca.

De repente asomaron formas en el otro extremo de la cámara, Tocasia no recordaba que ahí hubiese una puerta antes, los Su-chi, guardianes de los Thran, con sus caras lupinsa y sus rodillas montadas hacia atrás. Aunque parecían pesados, se movían con rapidez, y se lanzaron contra el trío.

“¡Huyamos!”, gritó Tocasia.

“¡No!, creo que pueda manejar esto”, dijo Urza. Su joya parecía brillar mas a medida que hablaba, la sostuvo frente a él y se lanzó un rayo que bañó a los 6 Su-chi. Estos dudaron, bebiendo del resplandor, Luego reanudaron la marcha.

Urza y Mishra

El colgante que cuelga de la criatura es la piedra de Poder de Mishra.

 

“¡Se están moviendo mas rápidos, les has hecho mas fuertes!”

Mishra levantó su piedra y una luz golpeó la cabeza de un Su-chi, el artefacto vigoroso un segundo antes se hundió notablemente, como si algo hubiera absorbido su vitalidad, haciendo que tropezara con las anteriores. Esto no las detuvo pero consiguió ralentizar las.

Urza y Mishra

La mano de Urza tomando en su poder la Piedra de Poder.

La Huida

Tocasi, Urza y Mishra corrieron por los pasillos, a Tocasia parecía se le iba a salir el corazón. Mas artilugios mecánicos luchaban por ponerse en pie, pero estaban demasiado estropeados para ello. En un momento dado, un Su-chi atrapado, escapó de su prisión y se lanzó hacia ellos, Mishra alzo su piedra y el rayo de color jade hizo explotar al Su-chi. Tocasia se lamento en no poder pararse a examinar mas a fondo a la criatura.

Los Su-chi se perdieron de vista, pero aun podían oírse el estrépito de sus pasos, llegaron a la entrada de la cueva, podían ver la luz natural, estaban a salvo. Pero una sombra grande se podía ver cerca de la entrada, algo grande estaba esperando. El pájaro Roc se alzaba sobre la caverna y espera como un búho acechando a un roedor en su madriguera, Urza y Mishra maldijeron.

“¡ Déjame probar!”, dijo Mishra, y alzó su piedra contra el Roc, el gran pájaro dio un grito tremendo y se alejo un centenar de metros, donde se detuvo de nuevo.

“¡ Cáete maldito!”, dijo Mishra entre dientes.

“Lo estas debilitando, pero no es suficiente, es demasiado grande”, dijo Urza

“Viene compañia”, dijo brevemente Tocasia, cerca de la entrada podían verse de nuevo acercándose a paso lento los Su-chi.

Urza se quedo mirando los restos del nido de arañas de metal, situado al pie de la colina.

“Mishra toma a Tocasia y corre hacia el Ornitoptero. No dejes de correr hasta llegar allí”

“Pero el Roc…” 

“Deja que el Roc sea mi problema”, dijo Urza y salto hacia la luz del sol.

El Roc siguió a Urza en cuanto apareció por la salida de la caverna, su pico de buitre serpenteó intentando atraparlo, pero Urza fue mas rápido. En un segundo se arrojo entre los restos de la araña de bronce. En lo que el Roc metía sus fauces entre los restos intentando comerse de un solo bocado a Urza.

 

pirexia

¿Podrán nuestros hermanos favoritos Urza y Mishra salir sanos y salvos de las Cuevas de Koilos? Lo veremos el Martes que viene en el próximo artículo.

No olvides  solicitar que te enviemos todas las Reglas y Guías de Magic GRATIS. Y por supuesto, estaré deseando que dejes un comentario en este artículo justo aquí abajo para darme fuerzas de seguir trabajando. 

 

Facebook | YouTube | Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.